jueves, 13 de diciembre de 2007

La pena del odio y la ausencia


La pena del odio y la ausencia.

Sin poder dormir. Sin querer despertar jamás.
Sin dejar de buscar algo de ti, entre las sábanas,
entre mis dedos y mis labios.
Sin encontrar rastros de humanidad.

Solo sueños, solo recuerdos.
Pequeñas agujas brillando.
La soledad sumida en ella.
Mi corazón y yo latiendo.

Sin retazos de orgullo,
por la vida y el alma.
Ni lágrimas para llorar sus muertes.
Suelen ser invisibles,
Suelen estar ausentes.

Nostalgias dulces y deseos de dulzura.
Anhelos de consuelos extraños.
De extraños dulces y angustias devoradas.
Con manos para ser tomada,
y labios para ser probada.

Cerrados ojos míos y tu aroma flotando.
Deseando tenerte, odiando con el alma.
Odiando tanto, sin dejar de cerrar los ojos.
Sin poder ser amada. Sabiendo olvidarte.
Sabiendo que me da pena el olvido.


(14/08/05)