martes, 11 de septiembre de 2007

Insomnio


Insomnio


Lista para entrar en el descanso.
Para entregarme al insolente destino.

Sin poder alejar a los fantasmas,
pensando sin pensar en nada.
Trágica como solo yo se ser.
Otra noche trágica.
Sin el sueño del descanso.
Sin los sueños de ilusión.

Solo miedo y fantasmas.
Cruel silencio que se burla de mi alma.
El odio a mi misma,
la ingenuidad violada.
La sombra de una ilusión,
desvelada

Desilusión de mi, no… no se.
Llanto reprimido.
La maldita intriga de las noches.
Los impuros días llenos de luz.
El insolente destino.

(09/08/07)

3 comentarios:

diego andres dijo...

Sé que es importante para el artista sentirse bancado, y por suerte para mí, leer tus escritos es un verdadero gusto, ja! No será mucho, pero al menos, ahora puedo postear comentarios, así que uno habrá siempre!! besos! (ahora no hago el coment literario porque mi sobrino no me deja mucho margen al pensamiento, jajajaj!)

diego andres dijo...

Supongo que haríamos bien en recuperar el sentido griego de la palabra "tragedia", no? Entonces tus noches tendrían mucho de gestas heroicas, de monstruos no sólo posible de ser vencidos, sino condenados a serlo... En esta mitología los monstruos eran transfiguraciones de las limitaciones humanas, excesos... Cambiar noche trágica, por noche heroica, es parte también de una vida poética..

Andre dijo...

Que cosa más bella la soledad y el silencio, se siente profundo llenarse de nada, y es tan contradictorio, casi paradójico! Me encanta ese dejo de melancolía del poema, y la imagen es bellísima, lo acompaña a la perfeccion!

Besos señorita!

• Ani •